prueba3

Diamantes negros

29
abr

alcantud

La última película del cineasta cartagenero Miguel Alcantud (1971), Diamantes  negros, ha merecido el premio especial del público en la reciente edición del Festival de Cine de Málaga. Diamantes negros, una denuncia sobre el tráfico de niños entre África y Europa para jugar al fútbol, era uno de los ocho films a concurso en la sección oficial.

La película de Alcantud es un coproducción hispano-portuguesa dirigida y escrita por el realizador de Cartagena. Los diamantes a que hace referencia el título son los niños y jóvenes africanos que son llevados a Europa como proyectos de futbolistas, con frecuencia a través de métodos poco éticos, donde tiene más importancia el lucro que ofrecer a estos chavales una posibilidad de futuro. Una práctica que esta película de denuncia equipara a la trata de esclavos.

Este tráfico es el nuevo concepto de trata de esclavos. Según las normas de la FIFA, ningún club europeo puede contratar menores de 18 años de fuera de Europa. En la práctica, algunos equipos de las principales ligas europeas (España, Italia, Francia, Inglaterra) lo hacen. El modo de “importación” de estos niños se hace de muy diversos modos, con becas falsas, contratos de trabajo a los mismos menoresincluso como jardineros o empleados del bar del estadio, falsificaciones depasaporte.

La producción del italiano Carlo D’Ursi para su compañía Potenza Producciones, con sede en Madrid, y la portuguesa Fado Filmes ha contado con la ayuda de Eurimages, el ICAA y el Programa Ibermedia y el apoyo de la Fundación Voces.

El film esta protagonizado por los jóvenes malienses Setigui Diallo y Hamidou Samaké, acompañados por Carlos Bardem, Willy Toledo, Carlo D’Ursi,Santiago Moleroy Ana Risueño.

El resto de películas seleccionadas por el Festival de Málaga son 15 años y un día, de Gracia Querejeta; Somos gente honrada, de Alejandro Marzoa; Casting, de Jorge Naranjo; Hijo de Caín, de Jesús Monllaó; Combustión, de Daniel Calparsoro; Sola contigo, del argentino Alberto Lecchi, y La mula, del británico Michael Radford, que verá la luz casi tres años y medio después de su rodaje.