mancha-logo copia

Nueva vida para Cienojetes

06
dic

El más grande enigma del pequeño universo de la fotografía contemporánea española ha quedado oficialmente revelado. Por si alguien no lo sabía aún, éstos son los nombres que se ocultan tras Cienojetes: Óscar Cánovas y Néstor Lisón.

El blog Cienojetes convulsionó el microcosmos de la fotografía creativa española durante el periodo que estuvo activo, entre 2012 y el verano de 2017. Desde la periferia murciana, las ácidas reflexiones de Nacho Canon (Óscar Cánovas) y Nicon Pepinos (Néstor Lisón) pusieron en cuestión las cargantes reflexiones retóricas que, desde hace un tiempo, parece obligado que acompañen a la práctica artística en general y a la fotográfica, en particular.

Sin que les temblara el pulso, estos dos ejemplares y talluditos padres de familia ejercieron la crítica gamberra y desvergonzada, desmontando con esmero muchos de los pedantes tópicos que impregnan la fotografía de autor en España. Y lo hicieron sin cortarse un pelo.

cienojetes portadaUna selección de estos textos, incluyendo alguna que otra acción artística paródica, forman parte ahora de Cienojetes. El gatillazo de la fotografía española, libro recién publicado por Fracaso Books, la animosa editorial que dirige el fotógrafo y escritor Paco Gómez, al que debemos esa joya llamada Los Modlin con la que tanto disfrutamos en 2015 en la exposición a los pies de Monteagudo organizada por el también desaparecido festival AliBabá

El libro  se presentó el martes 4 de diciembre en el Centro Párraga. En las torturantes gradas de la Caja Negra se sentaron como testigos del acto algunos históricos de la fotografía regional, como Díaz Burgos, Juan de la Cruz Megías o José Luis Montero, junto con otros creativos de la imagen fija como Pascual Martínez, Gustavo Alemán o Aíta Salinas y, cómo no, la reina madre de la fotografía autóctona, Mónica Lozano (Cienojos, asimismo DEP), junto con algunos de sus polluelos.

Corred, corred, malditos y haceos con un ejemplar. Son veinte eurillos de nada.

FOTO: CENDEAC

 

 

 

 

factoria
sendas
miradas