prueba3

Las chuches de Sharapova

13
ene

sugar2

Sugarpova, la marca de caramelos y golosinas fabricados en Murcia y lanzada por la tenista rusa María Sharapova, está arrasando en Estados Unidos apenas medio año después de su creación. Enamorada de las golosinas que la empresa Fini elabora en Molina, cuya factoría visitó el pasado verano, Sharapova eligió esta firma para materializar su idea: una línea de chuches magníficamente diseñadas y envasadas que traslada a los consumidores el espíritu alegre, vitalista y sexy de una de las tenistas actuales más admiradas del mundo. La creación de la marca Sugarpova ha corrido a cargo del estudio Red Antler, en Nueva York.

Según ha informado este fin de semana el diario El Economista, Sharapova ha destinado medio millón de dólares a crear la empresa, inversión que podría haber duplicado en seis meses gracias al éxito logrado en EEUU.  El viernes se presentó Sugarpova en Australia y este año llegará a Reino Unido, Japón, Canadá, Rusia, India y China. También se pueden comprar las golosinas por Internet.

El producto es simple: una bolsa de caramelos, gominolas o chicles premium que se hacen en España, en Murcia, con un bonito envoltorio que se vende a 5,99 dólares cada una, casi seis veces el precio de un paquete similar de Haribo, la empresa alemana líder del mercado de EEUU.

La idea surgió entre Sharapova y su representante, Max Eisenbud, que asegura que las ventas vienen “del poder como estrella de María”. Los números del éxito son ilustrativos: 250.000 bolsas en los primeros tres meses, con Sharapova obteniendo un beneficio de hasta 1,10 dólares por cada una de ellas.

Tanto la tenista como su agente están sorprendidos del éxito de sus caramelos. “No teníamos un gran presupuesto para marketing y publicidad, por lo que es bastante increíble la notoriedad que ha alcanzado hasta ahora”, aseguró la rusa en una entrevista con la agencia Bloomberg.

bannes m3
Imprimir
mar Cristina García Rodero (Puertollano, 1949) es la autora de la imagen de una sirena elegida para promocionar la próxima edición del festival La mar de músicas, dedicada en esta ocasión a Dinamarca. García Rodero tiene una destacable trayectoria, siendo además el único profesional español integrante de la prestigiosa Agencia Magnum. El diseño del cartel ha sido encargado a la agencia Germinal.