mancha-logo copia

El Descosío

11
jun

descosiomural

El Descosío, tienda de hilos, arreglos y máquinas de coser ubicada en Murcia, ha dado un giro al negocio coincidiendo con su 25 aniversario.  La agencia BAR Taberna de ideas se ha encargado de pilotar el cambio, con la colaboración de cerca de una veintena de creativos de la ciudad.

 “Después de tantos años trabajando con máquinas industriales y con multitud de aficionados y profesionales de la costura, hemos decidido ponernos nombre, una identidad, y cambiar nuestra tienda para convertirla en un taller de oficios para el uso de cualquier persona interesada en el arte de la costura”, explica Alfonso Martínez, gerente y segunda generación de El Descosío  desde que su padre abriera el negocio hace ahora un cuarto de siglo.

La cultura handmade (hecho a mano) reivindica los oficios artesanales y  tradicionales, de toda la vida y uno de ellos es el arte de coser o bordar a mano o a máquina. “El interés y la afición por la costura ha crecido y se ha desplazado hacia los más jóvenes, eso es una realidad. Y lo que queremos ofrecer es que nuestra tienda sea un espacio creativo para que los aficionados y profesionales de la costura compartan su pasión rodeados de máquinas, hilos y accesorios para coser y bordar”, afirma Alfonso Martínez.

Para llevar esta “remodelación” a cabo han contado con la agencia de comunicación BAR Taberna de ideas, que se ha encargado de identidad, nombre y logotipo, además de pensar en las actividades y acciones “para comunicar el giro que iba a suceder dentro de la tienda”, cuenta Laura Amante, miembro de la agencia. “Pensamos que la primera fuese una acción colaborativa que tuviera como protagonistas a todos nuestros amigos y profesionales del diseño y la moda en la ciudad de Murcia, que son muchos, y que pusieran un trocito de cada uno de ellos para formar la expresión “El Descosío sin 1989”, para decorar la pared frontal de la tienda. Nuestra sorpresa, y una gran alegría, fue que todos en los que pensamos dijeron que sí a la primera y el resultado es un “experimento artístico” muy interesante, ya que cada una de las letras refleja la personalidad de cada uno de los creativos participantes”.

Entre las personas que aceptaron este reto se encuentran Amor González, de Casa-taller Birdie; los diseñadores gráficos Manel Quílez, Paula Paje, Ángeles Madrid y Ana Alcázar; los ilustradores PaperPan y Eme; las diseñadoras de moda y complementos Titisclothing, Ana Alcántara (Peyres), Gloria Olmos(Gloriaca), Carola Madariaga Vintage, Paola Frenchy, Irene Baeza (Lady Dilema), Pedro Lobo, La Polaca, Carmen Ramil  y Alicia Sánchez (PuntoBobo), junto a las componentes de Tejemaneje; la profesora de diseño de moda en la ESD-Murcia Marina Gómez, y Arancha Ruiz (Electric Girl), encargada de customizar un armario de la tienda.

 

kruel